Revista Familiar

Siguenos en tu Red Social favorita  

Informate con nosotros...

Compartamos ideas...

Eduquemos con el ejemplo...

Copyright © 2014 FamilyHomeClub.com - Todos los derechos reservados.  By www.Evolution-Tek.com  - Terms of use  |  Privacy

Porque la Familia... es lo más importante, ahora las familias Chilenas tambien se incorporan

Rescate y Responsabilidad

Pet’s tips !

Esta seccion esta dirigidad a nuestros miembros del hogar mas tiernos delicados y fieles, nuestras mascotas.

Pet’s Club

El rescatar a un perrito callejero no es fácil, pero es maravilloso.  Lamentablemente muchas personas se quedan en la parte romántica y altruista de recoger a un perrito moribundo y llevarlo a la veterinaria o simplemente con publicar la foto en las redes sociales haciendo el clamor porque se lo auxilie.  No van más allá.

El rescatar a un perrito (o cualquier animalito) encierra un compromiso profundo que no termina nunca, algo así como tener un hijo.  Al principio siempre es más difícil ya que, por lo general, un perrito abandonado, maltratado y moribundo, tendrá desnutrición, deshidratación y enfermedades.  Esto conlleva invertir en gastos veterinarios de primeros auxilios, internado o incluso cirugías buscando en primera instancia salvarle la vida.  Ese es el primer paso y cuesta más dinero que voluntad.  Y aunque parezca mentira, hay casos en los que llevan perritos rescatados a las veterinarias y luego dicen que no pueden pagar los gastos y que tan sólo lo curen un poco.  Que no pensaron que iba a ser “tan” caro y lo dejan ahí.

Pero si se deciden en cubrir esos primeros gastos, luego viene la otra parte del rescate que requiere, ahora sí, no tanto dinero pero si toneladas de voluntad y constancia.  Es la parte en la que ya no puede estar internado y necesita ser llevado a casa.  A casa, no a un hueco frío y húmedo en un rincón del patio, sino a un espacio limpio y cómodo para que pueda recuperarse.  “Pero en el patio estará mejor que abandonado en la calle”, justificación mediocre de mucha gente.


La mayoría de las medicinas que pueda necesitar un perrito en recuperación se las compra en farmacias y no son caras, pero si es necesario darle la medicación a la hora indicada sino el tratamiento no servirá.  La comida podría ser talvez la inversión más cara de esta parte del rescate y no por eso demasiado cara o imposible de cubrir.  Pero eso sí, es esencial para la recuperación del animalito.

Pero hay algo que no cuesta nada y podría ser lo que más lo ayuda: el tiempo y el cariño que se le da.  No basta con tenerlo en la casa dándole medicinas, comida y agua; hay que darle cariño.  Ese mismo que posiblemente no lo ha tenido en meses o quizás años.  Toca romper la barrera de la desconfianza que naturalmente tienen por el maltrato y abuso.  Hay que tener la paciencia y la constancia para demostrarle que está en buenas manos y que nunca más va a volver a sufrir.


Y es maravilloso verlos recuperándose.  Con sólo unos días se ve la diferencia y luego de un par de meses quizás no se parezca en nada al perrito maltratado que alguna vez le abrimos el corazón. Es, literalmente, ver florecer una obra de arte.

Insisto, no es fácil, pero es maravilloso.  Toma tiempo, esfuerzo, sacrificio, constancia, voluntad, paciencia y dinero sacar adelante a un perrito en esas condiciones, pero el verlos felices y con infinitas muestras de amor hacia uno por haberles dado la oportunidad de seguir con vida, es una felicidad inmensa.

Si no tienes recursos económicos para rescatar y adoptar, ser hogar temporal no cuesta nada.  Si no puedes recibirlos en tu casa, apoya con medicinas y gastos a casos de Fundaciones.  Si no puedes recibirlos ni ayudar económicamente, gestiona ayuda con gente que conozcas.  Uno siempre puede ayudar cuando hay la voluntad de hacerlo.


El rescatar y adoptar a un animalito no son sinónimos, puedes rescatarlo y luego encontrar una familia que lo quiera adoptar.  Si la vida te pone enfrente a un animalito cuya vida depende de ti, actúa. Sino toda tu vida tendrás esa pregunta en tu cabeza de si pudiste hacer la diferencia y salvar una vida.